Exceso solar. Pablo Vargas Lugo

Cargando Eventos

Exceso solar. Pablo Vargas Lugo

Exceso solar. Pablo Vargas Lugo

Curaduría: Cuauhtémoc Medina 

 

Una parte importante de la obra de Pablo Vargas Lugo se ocupa de retratar la intersección entre los lenguajes, técnicas y convenciones con que la ciencia representa los fenómenos naturales y su contraparte mítica e imaginativa. Las obras que se presentan en esta exposición se ocupan específicamente de representar nuestro vínculo con los dos astros que dominan nuestro cielo, que son el fundamento de todas las mitologías, rigen todo ciclo vital y subyacen a la gran mayoría de nuestros hábitos y creencias. Aquí entran en juego las múltiples facetas de nuestra relación con el Sol y la Luna: aquella en que uno hace las veces de una divinidad inescrutable, generosa y terrible, emisor inagotable de energía, productor de capital, fuente de problemas y de soluciones a dilemas inimaginables hace unas cuantas generaciones; y la otra es el paradigma de la fragmentación, capturando la imaginación con los periodos que rigen su aparición y desaparición, los enigmáticos e inmutables dibujos de su cara y su relación antagónica con el astro que domina las horas de día.

 

Nada encarna esta relación de modo tan dramático como un eclipse de Sol. Se trata de fenómenos en los que coinciden una extremada exactitud de observación y predicción científica, y la más acusada excitación sensible y visual. No obstante el divorcio moderno de ciencia y arte, la contemplación de la conjunción de los astros y la experiencia súbita de oscuridad en la tierra hace superponer la anticipación poética y el cálculo. Junto con el mimetismo y la seducción de los animales y plantas, representan uno de los ejemplos más elocuentes de la expresividad del mundo. Junto con la fecundación, el nacimiento y la muerte, son uno de los eventos radicales de toda cosmogonía. Son, además, un marcador y un símbolo de la volubilidad de la fortuna. Para las culturas antiguas, el ocultamiento del sol era una anticipación del final de los tiempos: un disparador de toda clase de augurios y profecías. Hoy por hoy, las fechas de los eclipses dentro de cientos o miles de años ofrecen la única seguridad absoluta que tenemos acerca del futuro en un momento histórico en que toda profecía aparece cancelada a priori.

 

En los artefactos y acciones con que Pablo Vargas Lugo ha explorado el potencial poético de las mitologías cosmológicas, la observación científico-técnica sigue habitada del terror de la ritualidad ancestral en donde toda observación científica es también una expresión de asombro. Sus obras lo desvelan situándose a contrapelo de la técnica y las convenciones de la representación, buscando la manera en que aquellos elementos con que la ciencia obtiene su autoridad como intérprete privilegiado de la naturaleza pudieran aterrizar, como por equivocación, en manufacturas arcaicas, configuraciones disparatadas o fragmentaciones inquietantes: lugares en los que la curiosidad, el humor y el azoro se articulan alrededor de una lógica propia.

 

Hace casi un siglo, George Bataille propuso que, desde una perspectiva económica general, la exuberancia de la vida en la tierra deriva del excedente solar: «La fuente y esencia de nuestra riqueza se encuentra en la radiación del sol, la cual dispensa energía —riqueza— sin contrapartida» (La parte maldita, 1949). Esa visión que transgredía la tradición restrictiva de la idea de la economía moderna, partía de una visión cosmológica donde el erotismo y violencia de la naturaleza, lo mismo que el sacrificio de las diversas religiones humanas, aparecían como modalidades de la ritualidad solar:

 

El Sol ama exclusivamente la Noche y dirige hacia la tierra su violencia luminosa, verga innoble, pero encuentra en la incapacidad de conmover la mirada o la noche, aunque las nocturnas extensiones terrestres se dirigen continuamente hacia la inmundicia del rayo solar.

(Georges Bataille, El ano solar, 1931)

 

En los artefactos y acertijos que Vargas Lugo produce, campea la intuición de que la ritualidad moderna, tanto la artística como la científica, tiene su ancla en ese complejo económico y erótico. Exceso solar, en sus muy diversas estrategias, materialidades y apariencias, constituye un artefacto de artefactos erigido en torno a la conciencia de nuestra deuda cósmica.

Cuauhtémoc Medina

Sala Feliciano Peña y Sala de Esculturas

$30 / Precio preferente $20 / Domingos sin costo

Permanencia: 29 de octubre, 2023

 

julio 2023

Lugar

Explanada del Museo de Arte e Historia de Guanajuato

Calz de Los Heroes 908
León, Guanajuato 37500 México

+ Google Map

Organizador

Forum Cultural Guanajuato
Teléfono: 477 104 11 05
Sitio web: Visita sitio web